10 ene. 2016

Red Velvet Cake

El Red Velvet Cake es una tarta muy popular en EEUU y Canadá.
Yo lo elegí para mi último cumpleaños.

INGREDIENTES PARA EL BIZCOCHO
280 gr harina repostería
1 cucharadita de levadura 
2 cucharadas de cacao en polvo 
125 gr mantequilla
300 gr azúcar 
2 huevos
240 gr buttermilk* 
1 o 2 cucharadas de colorante rojo**
1 cucharadita vinagre blanco
1 cucharadita bicarbonato sódico
1/4 cucharadita sal
1 cucharadita extracto de vainilla

Si no encontramos el buttermilk, me han dicho que en el LIDL a veces hay, podemos hacerlo nosotros mismos añadiendo una cucharada de vinagre o de zumo de limón a 240 ml de leche y dejándolo reposar unos 15 minutos. Su aspecto tiene que quedar como de leche cortada.
**  El colorante ha sido un dilema para mí. Al final usé el de la marca Wilton la variante "rojo-rojo" y le puse 1 cucharada, aunque luego investigando he descubierto que el ideal para esta tarta es el "no taste red", si usas este la cantidad son 2 cucharadas. Los colorantes de otras marcas no los conozco y no os puedo decir, pero mi recomendación es que visitéis sus webs para informaros. No sirven esos botecitos de colorante líquido que se vende en supermercados, a no ser que queráis un pink velvet... jeje

Reeditado: He encontrado un sustituto perfecto al colorante rojo y es la esencia de Red Velvet. No sólo le da color, además le da un toque de sabor muy rico que con el colorante no lo consigues. 

PREPARACIÓN DEL BIZCOCHO
1. Si no hemos conseguido el buttermilk, lo primero que haremos será prepararlo tal y como os he explicado arriba. Reservamos.

2. Precalentamos el horno a 180º. Aquí tenemos tres opciones, preparamos tres moldes desmoldables de 18 cm, engrasados y con papel de hornear en la bases, o 2 moldes de 23 cm o 1 molde de 26 cm.***

3. Con Thermomix
Ponemos la harina, el cacao en polvo, la levadura, el bicarbonato y la sal en el vaso bien seco, y tamizamos 45 segundos a velocidad 3. Reservamos. 
Sin Thermomix
Tamizamos la harina, el cacao en polvo, la levadura, el bicarbonato, y la sal (puedes hacerlo con la ayuda de un colador). Reservamos. 

4. En un bol aparte mezclamos el buttermilk, el colorante rojo y el vinagre (si has hecho la versión casera del buttermilk no hará falta el vinagre). Removemos bien con unas varillas y reservamos.

5. Con Thermomix
Pulverizamos el azúcar durante 30 segundos a velocidad progresiva 5-7-10. Incorporamos la mantequilla y programamos 30 segundos, 37º, velocidad 3 1/2. Programamos de nuevo 1 minuto y medio a velocidad 4 y vamos incorporando los huevos por el bocal. Añadimos el extracto de vainilla.
Sin Thermomix
Batimos la mantequilla con el azúcar, hasta que haya blanqueado. Añadimos los huevos uno a uno. No añadiremos el siguiente hasta que el anterior se haya incorporado totalmente.Añadimos el extracto de vainilla. 

6. Añadimos a la mezcla de mantequilla, azúcar y huevos, los ingredientes secos que teníamos reservados (la mezcla de harina y cacao) en tres veces, y los líquidos (el buttermilk con el colorante) en dos veces, alternativamente. Comenzando y terminando con los secos. Mezclamos hasta verlo todo integrado, con Thermomix a velocidad 3.

7. Dividimos la masa entre los tres moldes que habíamos preparado, procurando poner la misma cantidad de masa en los tres.
Horneamos durante 25 - 30 minutos o hasta que al insertar un palillo este salga limpio. Aquí dependerá de tu horno y del tamaño del molde elegido.

8. Dejamos enfriar un poco y después desmoldamos los bizcochos sobre una rejilla y dejaremos enfriar totalmente..
Después los envolveremos individualmente en papel film y los meteremos en la nevera durante toda la noche. Con eso conseguiremos que el bizcocho se asiente en sabor y textura.

***ACLARACIÓN SOBRE LOS MOLDES:
Dependiendo de  lo que escojamos, nos puede variar el tiempo de cocción en el horno. Yo lo hice en 3 moldes de 18 cm y así luego me evité el tener que cortar el bizcocho por la mitad, y además conseguimos que el relleno no se llene tanto con la miga. Si os decidís por esta opción, pero no os queréis comprar 3 moldes iguales, comentaros que yo usé unos moldes de cartón para hornear de 18,5 cm que encontré en una tienda de cosas de fiesta (Hiperfesta en Girona). Vienen 4 en un paquete, para desmoldar basta con romper el cartón, aunque recomiendo pasar antes un cuchillo para asegurarnos que no nos llevamos medio bizcocho, y son super baratos ya que vale 2 euros el paquete de 4. 

FROSTING DE QUESO Y NATA

INGREDIENTES
360 ml de nata para montar
250 gr de queso crema (tipo Philadelphia)
250 gr de queso Mascarpone
115 gr de azúcar (sin Thermomix, azúcar glass)
1 cucharadita de extracto de vainilla

PREPARACIÓN 
Con Thermomix
Pulverizamos el azúcar durante 30 segundos a velocidad progresiva 5-7-10. Reservamos.
Montamos la nata con la mariposa en el vaso a velocidad 3 1/2, no ponemos tiempo, pero vamos mirando por el bocal para no pasarnos y que la acabemos convirtiendo en mantequilla.Reservamos.
Incorporamos en el vaso los quesos, el azúcar reservado y la cucharadita de extracto de vainilla, batimos a velocidad 5 durante 30 segundos. Añadimos los quesos batidos a la nata montada y mezclamos con movimientos suaves y envolventes. Guardamos en la nevera durante 1 hora antes de usarla. 
Sin Thermomix
Batimos los quesos con el azúcar glass y el extracto de vainilla. Reservamos.
Montamos la nata con unas varillas. 
Mezclamos la nata con los quesos con movimientos suaves y envolventes, y reservamos en la nevera durante al menos 1 hora.


MONTAJE DE LA TARTA
Si has decidido hacer un solo bizcocho, o dos, tendrás que partirlo en tres o cuatro discos en total. Si has elegido la opción de hornear en tres moldes de 18 cm, como hice yo, este paso nos lo saltaremos.
Ahora simplemente ponemos uno de los bizcochos en la bandeja donde lo vamos a servir, pordebajo del bizcocho pondremos unas tiras de papel de hornear para que no se nos manche la base. y lo cubrimos con una parte de la cobertura de queso, y seguimos haciendo lo mismo con el resto de las capas. No importa demasiado si nos pasamos un poco del borde, ya que luego la cubriremos con la misma cobertura. Una vez montada la tarta, la cubrimos toda con la cobertura de queso y daremos una primera capa para que la tarta quede perfectamente uniforme, rellenando todos los huecos. Dejaremos enfriar en la nevera durante unos 20 minutos, antes de proceder a decorar.
Damos una segunda capa, retiramos los papeles de hornear y la terminamos de decorar al gusto. En mi caso con chocolate blanco rallado y unos caramelos de picota, quería frambuesas pero no encontré, aunque creo que estos caramelos fueron un acierto total.

Fuente: https://www.blogger.com/blogger.g?blogID=1129046236770273547#editor/target=post;postID=5189112199021100161

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada